Con toda seguridad, alguna vez en tus jornadas en Internet te habrás topado con un titular que parecía prometedor. ¡Toda una revolución! Pero en cuanto entras a él te das cuenta de que apenas cumple con su premisa o ni siquiera intenta hacerlo. Desde ese momento, habrás pasado a formar parte de la amplia lista de víctimas de los clickbaits. ¿Quieres saber que es clickbait?

Es probable que no. Por eso, es necesario comenzar planteando una gran interrogante: ¿Qué es el clickbait? ¿Cuál es el origen de este término? A continuación, te lo explicamos…

Se trata de un término propio de la lengua inglesa que se traduce como “trampa de clics” o “anzuelo de clics”.

Al leer eso en primera instancia, puede parecer que hacer un clickbait es lo que necesitas. ¡Pues nada más alejado de la realidad! Porque este en realidad es un término que se utiliza de forma despectiva para identificar a una de las prácticas más lamentables de copywriting.

¿Por qué somos tan tajantes al respecto? Simple: Pues en esencia, un clickbait es una práctica que abusa de titulares amarillistas o sensacionalistas. De modo, que el usuario no pueda resistirse a hacer clic para luego sentirse defraudado por lo que se encontrará.

En Internet no siempre las cosas son como parecen. ¡Y los clickbaits son unos de los ejemplos más claros de esa afirmación!

Y aunque es cierto que con una estrategia de clickbaits podrás aumentar el tráfico de tus páginas webs, estará pasando más que eso: Al mismo tiempo, estarás perdiendo credibilidad. ¡Y cuando de SEO se trata esa es una de las peores cosas que pueden ocurrir!

Si quieres saber cómo funcionan este tipo de campañas en la actualidad te invitamos a seguir leyendo. De esa forma, podrás evitarlos a toda costa.

¿Para qué sirve el Clickbait?

Primeramente, tenemos que advertirte que nunca debes utilizar un clickbait. Porque a pesar de que en la práctica es posible que obtengas unos primeros resultados maravillosos, tarde o temprano eso cambiará.

Una vez dicho eso, ahora sí podemos explicarte para qué sirven los clickbaits. En resumen, se trata de un anzuelo en forma de titulares muy suculentos pero falsos a los cuales las personas no se podrán resistir. Por eso será como una especie de trampa acumuladora de clics y por ende de tráfico.

Entonces, el clickbait es una forma acelerada de obtener posicionamiento. Se puede decir que es una técnica orgánica pues no amerita inversión, pero al mismo tiempo su coste es muy alto. ¿Cómo es eso posible? Pues más que dinero, estarás perdiendo la confianza de quienes te visitan, quienes habrán sentido que los hiciste perder su tiempo.

Sin embargo, una campaña basada en clickbaits es como un castillo de naipes sobre una base poco estable. ¡Va a caer! Y cuando eso suceda es probable que la mala reputación que adquieras te impida volver a crecer desde el principio.

¿A quién le gusta que le digan la verdad? Probablemente el 99.99% de la población que está presente en Internet. Así que no sería inteligente de tu parte dar cabida a los clickbaits.

¿Por qué se considera el Clickbait una mala práctica?

Antes ya te hemos ofrecido varias pistas al respecto. Pero no está de más resaltar de nuevo: Los clickbaits son una especie de engaño camuflado: Un titular engañoso y un contenido que parece asomar lo prometido para terminar en todo un chasco.

Es así como la respuesta natural de quienes atraviesan todo ese proceso es negativa. Generan sentimientos de confusión e incluso de rechazo. Y esas son dos emociones que seguro, no quieres que se relacionen con tu presencia en Internet.

Lo peor de todo es que esas circunstancias se terminarán por traducir en números rojos para tu web. En términos de visitas, así como de rebote pero de esto te hablaremos un poco más adelante. Aquí lo que queremos es hacer énfasis en por qué los clickbaits son una mala práctica. ¡Y la analítica de tu web así lo demostrará!

Además, si tienes cierto recorrido en el entorno SEO sabrás que existen ciertas técnicas oscuras que Google no perdona. Y por lo general, cuando el gran buscador colorido te pone en su lista negra permanecerás ahí por mucho tiempo hasta tener una nueva oportunidad.

Al contemplar todo lo que te hemos explicado, es momento de que tú mismo te preguntes: ¿En realidad vale la pena utilizar clickbaits? Desde aquí ya podemos imaginarnos cuál es tu respuesta: ¡Un contundente “No”!

Relación con la tasa de rebote

Antes de hablar sobre la relación que existe entre el clickbait y la tasa de rebote debemos explicarte en qué consiste este concepto.

La tasa de rebote es un indicador o métrica muy utilizada en el mundo del Marketing Digital. Su utilidad radica en determinar de forma cuantitativa el número de personas que abandonan una página web luego de visitarlo por primera vez. Y por supuesto, también aplica para cualquier tipo de medio digital como es el caso de redes sociales o correos electrónicos.

Y es de suponer que si hay algo que no quieres que suceda en tu página web, es que los usuarios reboten. Es decir, que se den la vuelta apenas entren para no volver más.

Eso es precisamente, lo que sucede con el clickbait: Tras la decepción de no encontrar lo prometido las personas abandonan. Entonces, ¿para qué aplicar esta técnica?

En resumen, la relación del clickbait con el incremento de tu tasa de rebote es directa. E incluso, podemos afirmar que tal relación es proporcional, pues mientras más clickbaits coloques, aumentarán aún más los abandonos precipitados.

¿Cómo reconocer el Clickbait?

Es probable que no sepas reconocer una de estas trampas de clics hasta que tengas que toparte con una de ellas. Pero una vez identifiques cómo están estructuradas seguro desarrollarás un instinto mucho más asertivo para detectarlos y así hacer de la vista gorda ante ellos.

Ahora bien, si quieres anticiparte a que eso ocurra existen algunas pistas a tener en cuenta como las que te presentamos a continuación:

  • El titular suele ser sensacionalista al extremo: Por lo general tocan temas que son poco probable que ocurran o hipótesis difíciles de demostrar. Quizás se valen de un argumento muy poco desarrollado para desplegar todo un guion de película con el cual puedan captar tu atención.
  • Provienen de páginas poco conocidas: Como puede parecer ser evidente las webs posicionadas no se atreverían a caer en este estilo de redacción. Desde esa premisa tan solo debes pensar en lo siguiente: ¿De ser cierta la consigna de ese clickbait ya no te habrías enterado a partir de fuentes mucho más importantes?
  • La redacción es de mala calidad: Los buenos copywriters así como expertos redactores SEO no caerían jamás en este tipo de prácticas. Por eso, este tipo de artimañas están a cargo de personas que no cuentan con la misma experiencia trayendo como resultado una semántica pobre. ¡Esa será la primera señal de advertencia que debes detectar!

Tipos de ejemplos de Clickbaits

A lo largo de la historia de los clickbaits, ha existido un sinfín de metodologías para intentar engañar a los lectores. Cuando una parece muy trillada, aparece otra. Y cuando esa nueva moda comienza a perder efectividad. ¡Surge una nueva!

Pero en nuestros esfuerzos por evitar que seas una víctima más de esta forma inescrupulosa de hacer SEO tenemos algo para ti: ¿Quieres saber cuáles son las formas más comunes de clickbaits? ¡Seguro que sí! Presta atención a lo siguiente…

1.      Listas

Esta es para muchos la variante más molesta que puede aparecer en sus pantallas. Se trata de una lista que promete bastante información sobre un tema pero que luego no queda en nada.

Tan solo imagina entrar a un artículo que asegure presentar “Los 10 mandamientos del SEO de acuerdo a los mayores expertos en la materia”. Pero una vez que entras notas que esa decena de recomendaciones están vacías y no están avaladas por nadie. ¡Decepción total!

2.      Títulos llamativos

Este tipo de anzuelos se basa en el arte de hacer un título sensacionalista a partir de noticias o eventos regulares. Por lo general, se basan en suposiciones subjetivas del equipo de redacción en cuestión quienes quieren imprimir un poco más de atractivo a sus historias.

Algunos ejemplos podrían ser aquellos titulares que afirman que estás en presencia de algo que “revolucionará al mundo” o “lo mejor de la historia”. Un poco de sobriedad no les vendría mal. ¿Cierto?

3.      No creerás lo que pasará a continuación

Esta es quizás una de las variantes más evidentes pero sorprendentemente también es una de las que más clips captan. Por lo general la frase “no creerás lo que pasará a continuación” o alguna de sus variables antecede o precede a una oración menos generalizada. Y que por supuesto tenga cierta implicación con el tema en cuestión.

Desde su concepción comienza mal, pues ningún post verídico perdiera espacio en su encabezado en llamar la atención de una forma tan vacía. Si pones la lupa sobre él verás que parte de una premisa poco comprobable que además no ofrece información alguna.

Con toda seguridad desde el momento en que decides gestionar una web, tu objetivo principal será atraer visitantes. Sin importar los objetivos de tu página, lo más probable es que no puedas alcanzarlos si las personas no te ven. Para ello te propongo el contenido necesario para la redacción que tienes que escribir al posicionarte en SEO.

Supongamos que estás a cargo de una e-commerce. Si el flujo de personas que entran a ella es bajo lo más probable es que presentes serias dificultades para concretar ventas.

Pasa exactamente lo mismo en cualquier caso. Desde páginas orientadas al marketing de afiliados hasta aquellas en donde se pretende monetizar a través de Ads. ¡Incluso si tus objetivos no son comerciales igual querrás crear una comunidad!

Y existe una excelente opción 100% gratuita con la que podrás generar ese tan anhelado tráfico. ¿Cómo? Ubicando tu página web en las posiciones superiores de Google o cualquier otro motor de búsqueda cuando alguien inserte keywords relacionadas con tu web. ¡Eso solo es posible sin coste alguno gracias a la redacción SEO!

Se trata de una serie de técnicas con las cuales podrás ajustar tus contenidos de modo tal que reciba mejores valoraciones… Tanto para las personas como para los algoritmos y rastreadores de Google u otros motores de búsqueda.

Entonces surge una gran interrogante: ¿Cómo redactar contenido SEO sin morir en el intento? ¡Presta atención que en este artículo te lo contamos!

¿Por qué es tan importante el contenido de la redacción SEO para posicionar?

¡Esta es una muy buena pregunta! Pero la clave para responder está en lo que pasa tras bambalinas de la redacción SEO. Te lo explicamos…

Google así como los otros motores de búsqueda ponen arriba en sus SERP a las páginas que consideran de mejor calidad. ¿Cómo lo hacen? ¡A través de algoritmos!

Estos rastreadores informáticos asignan una page rank atendiendo a los parámetros que consideran agradables para las personas. ¡Y cada vez lo hacen mejor! Para ello toman en cuenta la calidad de los contenidos así como el cuidado de la semántica. También evalúan la coherencia de los posts publicados y la inserción de palabras claves.

¡Todos esos son parámetros que se pueden optimizar por medio de una buena redacción SEO!

Por eso cuando orientas tu forma de redactar hacia una filosofía SEO estarás aprovechando un 2×1. ¡Que chollo! Te metes en el bolsillo a tus visitantes y al mismo tiempo haces lo mismo con Google.

Pero ahora imagina que si lograste todo eso sin aparecer en las SERP de Google. ¿Entonces cuál será tu límite una vez estés posicionado? Por eso solo debes esperar. Ser paciente para disfrutar como tus estadísticas de visitas e interacciones suben por las nubes.

¿Qué debe tener un buen texto SEO?

Para que tu redacción SEO sea exitosa es necesario imprimir ciertas características en el texto.

Más allá de los elementos técnicos de los cuales hablaremos un poco más adelante existen ciertos intangibles que deben ser innegociables. Hablemos sobre ellos:

  • Aportar valor: Este es un tema neurálgico en cuanto al SEO. ¡El contenido de valor es un imán para visualizaciones! De nada te servirá invertir esfuerzos en redactar posts irrelevantes. Deberás realizar estudios de mercado para reconocer cuáles son los temas que interesan a tu público objetivo y siempre intenta aportar algo más allá… Esa es una gran forma de diferenciarte.
  • Originalidad: Sea cual sea la temática central de tu contenido siempre debes dar cabida a contenido de actualidad. ¿Para qué? Para captar tanto a los usuarios atemporales como aquellos que siguen las tendencias. No te quedes obsoleto y con toda seguridad verás como el contador de visitantes no parará de crecer.
  • Coherencia: Este es otro aspecto importante. Cuida muy bien que tus contenidos se corresponden unos con otros. ¿Qué queremos decir con esto? Simple… En caso de que tengas varios redactores a tu cargo ofréceles lineamientos precisos para que todos sigan la misma línea. Cuando existen discontinuidades la experiencia del usuario puede ser adversa. Recuerda que la redacción SEO debe agradar a Google. ¡Pero también a las personas!

Pasos para escribir contenido de redacción SEO

¿Quieres dar el paso de escribir contenido para SEO? Pues lo primero que debes hacer es ser consciente de que no es coser y cantar. Después de todo, estarás compitiendo para luchar por una posición en los buscadores que todos anhelan. ¡Ahí arriba en las SERP!

Y es que redactar contenido SEO tiene parte de arte pero también es una ciencia. ¡Una que requiere mucha técnica! Por eso en esta oportunidad te traemos 6 técnicas de redacción SEO que no puedes pasar por alto… Échales un vistazo:

1.      Palabras claves principales y secundarias

La redacción SEO debe girar en torno a las palabras que suelen ingresar las personas en Google o cualquier otro buscador sobre un tema.

Existen palabras mucho más críticas que se conocen como palabras claves o keywords. Mientras que aquellas secundarias se conocen como longtails o palabras claves de cola larga.

Herramientas como SEMrush te ayudarán a conocer cuáles son esas palabras claves. Luego tan solo deberás insertarlas de forma sutil en tus contenidos. ¡Y voila!

2.      Uso de la semántica SEO

Con esto nos referimos al aseguramiento de buenas prácticas durante la redacción. De modo tal que la lectura sea cómoda y sin interrupciones o configuraciones que sean antinaturales en la mente del lector.

Durante la redacción SEO muchos incurren en una semántica deficiente cuando intentan forzar el uso de keywords. ¡No seas tú uno de esos!

3.      Densidad de palabras claves para la Redacción SEO

Sabemos que las palabras clave son un activo fundamental para la redacción SEO. Sin embargo, todos los extremos son malos.

Cuando abusas al momento de incorporar tus keywords es probable que los lectores noten que algo raro está pasando. Mientras que tus visitantes más perspicaces sí que se darán cuenta de que les estás intentando colar palabras clave con calzador.

Y eso no es nada agradable pues estarás atentando contra la buena semántica. Por lo general se considera que una buena redacción SEO tendrá una concentración de keywords equivalente a entre el 1 y el 3% del volumen total de palabras.

¿Cómo medirlo? Algunas herramientas como Keyword Density Checker o Addme Keyword Density te ayudarán con ello.

4.      Incorporación de preguntas de los usuarios

Esta es una buena forma de mantener activos a las personas que accedan a tu página web. Siempre intenta durante tu redacción SEO picar a tu audiencia para que participe.

Luego solo bastará con ofrecerles una caja de comentarios y lo habrás conseguido. Esa es la interactividad que tu estrategia SEO necesita.

5.      Indicaciones del análisis de Yoast SEO

Yoast SEO es una excelente herramienta desarrollada para WordPress para medir las posibilidades de una redacción SEO para conseguir su objetivo. Toma en cuenta las diferentes condicionantes como las que te mencionamos a continuación:

  • Artículos de al menos 300 palabras: Esta es la extensión mínima recomendada por este plugin. Suficiente para mantener la atención del usuario por un tiempo considerable.
  • Extensión de encabezado de 55 a 70 caracteres: De acuerdo a Yoast SEO un título con este rango de caracteres será adecuado para expresar la idea central del contenido. Un encabezado muy corto puede no ser tomado en serio… Uno muy largo puede ser abrumador.
  • Ubicación de la keyword al inicio del encabezado: La palabra clave es lo que las personas ingresan en su motor de búsqueda de preferencia. ¿Entonces por qué no presentarlo en el mismísimo título del artículo? ¡Solo así podrás retener al lector!
  • No más de 300 palabras por encabezado: Imagina un post en el cual cada uno de los títulos y subtítulos tengan una extensión considerable. ¿Lo leerías? Eso lo hace menos dinámico e incluso un poco aburrido.
  • Cuidar la extensión de los párrafos: Este es un punto relacionado con el anterior. Para que tu redacción SEO sea fácil de leer lo mejor será presentarla en bloques de texto reducidos. Nada de párrafos de más de cinco líneas. La idea es intercalar con otros párrafos de menor tamaño… Solo te debes expadir cuando es necesario.
  • Oraciones de alrededor de 20 palabras: Una buena redacción SEO debe dividirse en ideas principales y secundarias. Eso lo puedes hacer a la perfección con frases de no más de 20 palabras.
  • Uso de palabras de transición: Relaciona tus ideas con los conectores adecuados. De esa forma tus lectores podrán ir de una frase a otra de forma suavizada.

6.      Escribir para personas y optimizar como robots

Ya te hemos comentado sobre este truco. ¡Pero es que es una verdad como un templo! Tu redacción SEO estará optimizada cuando sea del disfrute de las personas… Ese es el único camino para que los robots de Google o cualquier otro motor de búsqueda le asignen una buena page rank.

Recuerda que estos motores piensan para y cómo los usuarios. Por eso valoran cuando en realidad te tomas el esfuerzo de ofrecer contenido de calidad.

Tras estos 6 consejos, seguro le darás un nuevo vuelco a tu redacción SEO. ¡Es momento de que tu página web invada los puestos más privilegiados de los principales motores de búsqueda!