Guía para crear tu marca personal

¿Sabes que tú mismo puedes ser una marca comercial? Seguro que no te has parado a pensarlo pero, en estos tiempos tan competitivos, sobresalir entre la masa de profesionales que inunda Internet resulta una misión muy difícil. Tanto si eres un freelance, un trabajador desempleado o simplemente quieres ascender, crear tu marca personal te ayudará a destacar en el mundo laboral. Básicamente se trata de venderte a ti mismo, asociando a tu nombre una serie de valores destacables y ofreciendo un servicio que nadie puede hacer mejor que tú. ¡Venderte! Si aún no lo ves claro, en Unbuenplan Group vamos a darte una pequeña guía para crear tu marca personal y sacar todo el jugo de tu experiencia profesional.

 

Qué es una marca personal

Cuando hablamos de marca personal nos referimos a gestionarnos a nosotros mismos como si fuéramos una marca comercial. Nuestro perfil profesional es nuestra marca, la cual debemos definir, trabajar y transmitir para darnos a conocer con el objetivo de conseguir repercusión y, por tanto, objetivos comerciales.

Se trata de promocionarte a ti mismo para conseguir un impacto positivo en la percepción que los demás tienen de ti como profesional. Si eres un freelance, blogger o trabajador en busca de trabajo seguro que sabes a qué me refiero. Ya no se trata de mostrar un currículum o un portfolio de trabajos; ahora hay que venderte como si fueras una marca, con toda una serie de atributos y características asociadas. Por tanto, tienes que establecer una estrategia como haría una empresa: un plan de marketing, objetivos a conseguir, promoción, etc.

¿Cualquiera puede crear su marca personal? En teoría sí, pero si profundizamos un poco más hay que estudiar si tienes las cualidades necesarias para una tarea que requiere de mucho trabajo y paciencia. ¿Eres paciente? ¿Te planificas y organizas bien? ¿Puedes gestionar varias tareas a la vez? ¿Respetas los plazos de entrega? Si no es así, tal vez crear tu propia marca no sea lo más adecuado para ti. Sí has respondido afirmativamente, entonces te vamos a dar unas pautas para que comiences a transformarte en tu propia marca personal.

Pasos para construir tu marca personal

1.Defínete bien

Estudia bien qué es lo que quieres ofrecer, qué es lo que haces bien y cómo vas a diferenciarte del resto. Ten en cuenta que tienes que ligar tus fortalezas a tu marca personal. Olvídate de fingir que sabes lo que no sabes porque te van a pillar inmediatamente. Analízate y céntrate en tus puntos fuertes porque son los que vas a tener que desarrollar. También estudia cómo puedes diferenciarte de los demás, tanto en lo que haces como en cómo lo haces. Responde a estas preguntas:

  • ¿Qué es lo que haces?
  • ¿Es diferente a lo que hacen los demás?
  • ¿Lo puedes hacer mejor?

2.Objetivos

¿Qué es lo que quieres conseguir con tu marca personal? ¿Un trabajo, proyectos como freelance, dar a conocer tu blog, conseguir contactos, ascender profesionalmente, cambiar de carrera? Es muy importante que lo tengas claro porque tus objetivos van a determinar la forma de promocionar tu marca personal. Estas preguntas podrían ayudarte:

  • ¿Qué imagen tienes de ti mismo? ¿Es eso lo que quieres transmitir?
  • ¿Cómo quieres que te vean los demás?
  • ¿Qué es lo que quieres conseguir?
  • ¿A dónde quieres llegar?

Sea cual sea tu meta, tener una marca personal siempre te va a diferenciar y crearás una grata impresión.

3.Define tus servicios

No puedes seguir adelante sin definir bien los servicios o los productos que vas a ofrecer. ¿Eres un artista del pincel? ¿Un diseñador gráfico siempre a la última? ¿Un profesional del marketing lleno de conocimientos e ideas? Déjalo claro y realiza una lista con todo lo que puedes ofrecer a tus potenciales clientes o empleadores. Esto te ahorrará malos tragos y situaciones embarazosas en el futuro. Eso sí, ten en cuenta que lo que ofrezcas debe satisfacer las necesidades de tus clientes o resolver sus problemas, es decir, proporcionar bienestar y ahorrarles tiempo y dinero a un módico precio.

4.Define tu audiencia

Saber a quién te vas a dirigir te ayudará a definir un plan de actuación. Tendrás que estudiar qué es lo que buscan, qué intereses tienen, la edad, la clase social, etc.

5.Crea tu propio dominio

Para darte a conocer qué mejor que crear tu propio sitio web a modo de escaparate, ¿verdad? Es fundamental que el dominio tenga tu nombre y apellido porque así se recordará más fácilmente y si alguien te busca en Internet aparecerá tu página inmediatamente. Tú eres tu propia marca, así que deja que te represente. Si tu nombre y apellidos son muy comunes- José García, por ejemplo-, puedes crear un dominio con otro nombre, pero siempre algo que te pueda identificar y que tendrás que usar como tu marca personal. No puedes promocionarte como José García y que tu dominio sea “Chacho, el superprofesional”. Evita apodos y motes, por muy simpáticos que sean.

No te preocupes por el precio porque hoy en día hay dominios muy baratos y con un coste muy reducido al cabo del año. Deberás comprar el dominio .com, que es el referente a una actividad comercial, y el del país donde operes, en este caso .es. Nunca uses un dominio gratuito porque te quitará credibilidad y darás una imagen poco profesional y tacaña. ¿Qué profesional que invierte en sí mismo como marca no se molesta en gastar un poquito en su web?

6.Crea tu propia web y un blog

Tu web es tu escaparate, así que deberá seguir una serie de normas en cuanto a identidad corporativa. Crea un logo que te represente, elige unos colores que transmitan tus valores y aplícalos al diseño de tu sitio web. Estructura bien los elementos de la página y plasma bien la información que quieres dar y que, esencialmente, será quién eres, qué ofreces y por qué deben elegirte a ti. Si lo tienes, incluye un portfolio con ejemplos de tus trabajos y recomendaciones de clientes, y destaca premios o reconocimientos que hayas conseguido.  Si no tienes muchos conocimientos de diseño web, no dudes en recurrir a un profesional. Por un módico precio te conseguirá una web que te represente.

Después de crear una web estupenda toca dar un paso más e incluir un blog donde demostrar todos tus conocimientos. En el marketing de contenidos o content marketing, un  blog sirve para que una marca, en este caso tú, proporcione al usuario información interesante sobre el sector pero sin vender directamente. El objetivo es demostrar el dominio que esa empresa tiene del sector en el que opera, interesar al usuario en tu marca y ganar visibilidad. Aplícate y exhibe tus conocimientos. Demuestra que eres algo más que un bonito currículum.

7.Una fotografía profesional

Puede parecer obvio pero mucha gente no es consciente de la importancia que tiene una buena fotografía para transmitir una imagen profesional. No vale hacerte fotos con tu móvil, por muy buena que sea la cámara, ni tampoco irte al fotomatón- que aún existen-, del centro comercial de tu barrio. En este caso tienes que invertir en ti mismo y acudir a un buen profesional de la fotografía que sepa sacar tu perfil más profesional. Tu fotografía debe comunicar credibilidad y confianza porque ya sabes que la imagen transmite mucho y una primera impresión errónea puede fastidiar todo el trabajo que hayas hecho. Tu foto será lo primero que vean tus potenciales clientes, así que debe ser la adecuada. Elige bien tu ropa y tu peinado, y olvida complementos como gorras, sombreros o pañuelos.

8.Tus tarjetas profesionales

Siguen siendo muy importantes en el mundo laboral, así que no olvides crear unas tarjetas para darte a conocer. Incluye tu logotipo y tus colores corporativos, tu nombre y apellidos, correo electrónico, página web y número de teléfono. Y por supuesto, una descripción muy breve de tus servicios. Recuerda que el diseño debe seguir la línea de tu identidad corporativa.

9.Crea perfiles en las redes sociales

Tu objetivo es ganar visibilidad y generar tráfico hacia tu sitio web, así que selecciona aquellas que pueden ayudarte según el sector en el que trabajes. No vale crear cuentas en cincuenta redes sociales al mismo tiempo porque solo puedes conseguir perjudicarte a ti mismo. Elige las más adecuadas a tu propósito y crea perfiles descriptivos de tu marca. Incorpora tu fotografía profesional o tu logo, usa tus colores corporativos, describe tus servicios e incluye un link a tu sitio web. ¡Y usa tu nombre y apellidos! Recuerda que te estás promocionando a ti mismo y los usuarios tienen que recordarte. Si usas apodos en tus perfiles no solo desconcertarás a los usuarios, sino que perderás credibilidad. Linkedin es la mejor red porque se centra en el mundo profesional pero Twitter, Facebook y Google + también son muy recomendables. Y si eres artista o diseñador, Instagram no puede faltar.

10.Establece una estrategia SEO

La estrategia SEO es una carrera de fondo que requiere trabajo, tiempo y esfuerzo. Ya sabes que el SEO se basa en la optimización de las páginas web y la creación de contenido para mejorar su posición en los resultados de búsqueda según criterios de calidad y relevancia. ¿Cómo puedes empezar? Pues creando una estrategia SEO que incluya al menos:

  • La optimización de tu sitio web personal: fácil navegación, carga rápida, buena estructura, etc.
  • Crear contenido de calidad en tu blog: temas interesantes, bien redactados, sin faltas de ortografía, con enlaces internos y externos, imágenes atractivas e informativas y que incluyan tus palabras clave.
  • Una lista de palabras clave: son esenciales porque en función de ellas conseguirás más o menos relevancia en los resultados de búsqueda. Defínelas bien e inclúyelas en los titulares de los posts, en el contenido y en tus perfiles sociales.
  • Establece un calendario de publicación en el blog: no dejes pasar semanas entre artículos pero tampoco te pases publicando. Adecua la publicación al tipo de contenido y da tiempo suficiente a cada artículo para que tenga su propio protagonismo.
  • Difunde tus artículos en las redes sociales.

11.Estudia a la competencia

Analiza qué hacen tus competidores para saber qué funciona y qué no. Ojo, no copies, solo aprende y guíate por sus fallos y aciertos. En el caso de que haya algún referente especialmente relevante en tu sector, no dudes en estudiar su estrategia para ver qué puedes aplicar a la tuya.

12.Cuida tu reputación online

Tu reputación es la base de tu marca personal así que tienes que tenerla constantemente controlada. Búscate en Internet y en las redes sociales para estudiar los resultados y ver si hay algo que no quieres que aparezca y resaltar tus puntos buenos. Analiza lo que se dice de ti, si hay valoraciones o comentarios en las redes sociales, etc. Ni se te pase por la cabeza colgar fotos o comentarios personales en tus perfiles profesionales, como las fotos en el chiringuito de la playa o la opinión que te merece ese árbitro de fútbol. Tienes que separar vida personal de la profesional. Recuerda que todo lo que cuelgas en Internet deja de estar bajo tu control así que si pones una foto tuya de fiesta, es muy difícil que puedas eliminarla y eso podría afectar a tu imagen como profesional.

13.Interactúa en las redes sociales

  • Establece una comunicación bidireccional con tus seguidores, anímales a que comenten y compartan tus contenidos, y fomenta el intercambio de ¡Responde siempre a sus comentarios!
  • Sigue a las empresas que te interesan, estudia qué publican, qué hacen profesionalmente y ofréceles tus servicios. Intenta establecer una relación de confianza para que, llegado el caso, cuenten contigo como profesional.
  • Sigue a blogs, webs y otros profesionales interesantes. Comenta y comparte sus contenidos.

En resumen, no te limites a darte autobombo.

14.Utiliza recursos impactantes y originales

¿Te suena el video currículum? Pues ya estás cogiendo una cámara de vídeo. Los reclutadores están apostando fuerte por los currículums en vídeo porque implican creatividad y diferenciación. El candidato debe enfrentarse a una cámara y dar lo mejor de sí mismo, algo que tú puedes aplicar a tu marca personal para darte a conocer. Crea un vídeo y luego incrústalo en tu web. Se original y creativo, sé diferente. Repetimos, recurre a un profesional si no vas a ser capaz de crear un vídeo con una calidad mínima. Después inclúyelo en tus perfiles sociales para ganar visibilidad.

Otra forma original son los currículum en formato infografía, algo mucho más gráfico y visual que el texto de toda la vida. Juega con los colores, los iconos y las letras. El resultado puede conseguir diferenciarte de la masa de profesionales que inundan Internet.

15.Confía en el networking

Te lo resumimos: consigue contactos. Tienes que darte a conocer entre los profesionales y las empresas de tu sector para que te tengan en cuenta. Acude a ferias del sector, convenciones, conferencias, congresos y seminarios. Estos eventos están llenos de empresas y establecer contacto con sus representantes te asegurará visibilidad. Reparte tus tarjetas profesionales a las personas que sean más relevantes, charla con ellos e intenta que ellos también te den sus tarjetas. El objetivo es que te tengan en cuenta en el futuro o, si tienes más suerte, contraten tus servicios en el momento. Además, tu área de influencia no se limita solo a los contactos directos, ya que esas personas pueden recomendarte a más gente y ampliar tu círculo de acción.

Esperamos que esta pequeña guía te ayude a poner en marcha tu marca personal para potenciar tu carrera profesional. Trabajo, esfuerzo y paciencia son los ingredientes fundamentales para el éxito, pero también saca a relucir tu lado más creativo y original. Se único y diferente. Tu marca eres tú. Poténciala.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Algún comentario?? Anímate! Comparte el Talento!!